El uso de la tarjeta, en España, está muy extendido en su doble vertiente: como forma de pago, al igual que otros medios de pago electrónicos (smartphone, por ejemplo) y como instrumento de retirada del dinero en cajeros.

Actualmente, España está en disposición de lanzar al mercado una novedad: la primera tarjeta de pago propia de la banca española. Todavía se desconoce cuál será su denominación comercial; no obstante el nombre registrado es el de “Sistema de Tarjetas y Medios de Pago S.A.”

La nueva tarjeta bancaria surge a partir del acuerdo de fusión firmado entre Euro 6000, 4B y Servired en el mes de febrero de 2018. Y teniendo como referencia la adopción de este tipo de tarjeta en países de nuestro entorno europeo (Francia y Alemania). En este sentido, el órgano regulador como es la Comisión Nacional de Mercados y Competencia (CNMC) ha señalado al respecto que no se podrán aplicar comisiones superiores a las actuales y el cliente tendrá siempre derecho a decidir qué emisor quiere utilizar.

Su objetivo es doble: (i) satisfacer la mayor demanda de pagos con tarjeta bancaria con respecto al pago en efectivo, y (ii) competir directamente con marcas como Mastercard o Visa.

Pedro Martín Molin

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here