La ética se resume en tres virtudes: coraje para vivir, generosidad para convivir y prudencia para sobrevivir.