Actualmente, están en boca de la gran mayoría de la sociedad, los términos: abuso sexual, agresión sexual y violación.  Por ello, vamos a realizar un breve análisis comparativo de los referidos delitos para una mejor compresión de los mismos.  Tanto el delito de abuso sexual como el delito de agresión sexual y la violación condenan a la persona que atente contra la libertad sexual de otra persona. Para una primera comprensión, debemos puntualizar que no nos encontramos ante tres delitos diferentes, si no que realmente son dos.

Diferencias en la tipología de delito:

El delito de abuso sexual condena al que atenta contra la libertad o indemnidad sexual de otra persona, sin violencia o intimidación y sin que medie consentimiento. Como ejemplo, tenemos el caso del profesor de kárate Fernando Torres Baena,  condenado en el año 2013 como autor de más de una treintena de delitos de abuso sexual en Gran Canaria.

El delito de agresión sexual, condena al que atenta contra la libertad o indemnidad sexual de otra persona mediando violencia física o intimidación psíquica. Aquí encontramos la principal diferencia entre ambos delitos, y es que, medie o no violencia o intimidación en su comisión.  Recientemente, la Sección 29 de la Audiencia Provincial de Madrid a dictado condena contra varios miembros de la conocida Manada de Collado Villalba acusados de obligar bajo amenazas a una joven a hacerles favores sexuales a los que ella se negaba. La sentencia hoy es susceptible de ser recurrida ante el Tribunal Supremo.

Respecto del delito de violación, podemos decir que no se trata de un delito único y autónomo, sino que es una agravante del delito de agresión sexual (violencia o intimidación), y se contempla que existe violación cuando la agresión sexual (violencia o intimidación) consiste en el acceso carnal por vía vaginal, anal o bucal, o introducción de miembros corporales u objetos por alguna de las primeras vías.  Uno de los casos más sonados fue el conocido como el ‘Violador del Eixample’ acusado de haber agredido sexualmente en el distrito barcelonés de ese nombre a cinco mujeres, de entre 18 y 26 años.

Para una mejor comprensión, a continuación plasmamos un cuadro comparativo de ambos delitos, así como sus agravantes y la pena a imponer en cada caso.  

Delito de abuso sexual
Delito de abuso sexual, agravantes y penas
Delito de agresión sexual
Definición de delito de agresión sexual, sus agravantes y sus penas

En conclusión, la diferencia que determina qué delito se imputa en caso de que una persona atente contra la libertad o indemnidad sexual de otra radica en si para ello, ha mediado violencia o intimidación. Es decir, comete ABUSO SEXUAL la persona que atenta contra la libertad o indemnidad sexual de otra, sin violencia o intimidación y sin mediar consentimiento, y por el contrario, comete AGRESIÓN SEXUAL la persona que atenta contra la libertad o indemnidad sexual de otra mediando violencia o intimidación. Por último, la VIOLACIÓN, se considera  un agravante del delito de agresión sexual (violencia o intimidación) cuando consiste en acceso carnal por vía vaginal, anal o bucal, o introducción de miembros corporales u objetos por alguna de las primeras vías.

Por último, apuntar que, atendiendo a las cifras ofrecidas por el Ministerio del Interior, en relación a los delitos contra la libertad e indemnidad sexual cometidos en los años 2012 al 2017, “se observa un crecimiento en los últimos años referidos, que tiene su exponente principal en los abusos y agresiones sexuales.

Del total de hechos conocidos, el 75% vienen aglutinados por la suma de abusos sexuales y agresiones sexuales.”

A continuación plasmamos un gráfico donde se puede observar esa tendencia al alza, así como las diferentes tipologías penales en cuanto a los delitos contra la libertad e indemnidad sexual cometidos.

Fuente: Ministerio del Interior – Secretaría de Estado de Seguridad – Gabinete de Coordinación y Estudio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here