Las entrevistas son una forma de hablar en público. El 99 por ciento de las personas teme hablar en público más que la muerte. Por lo tanto, no es de extrañar que las entrevistas nos pongan de los nervios. Un consejo básico en estos casos es el de preparar las posibles preguntas y meditar y ensayar las respuestas. Ponerse en el lugar del entrevistador es fundamental.

¿Por qué quieres este trabajo?

Una de las preguntas más obvias es la de por qué quieres un puesto vacante. La mayoría de nosotros sabemos que no debemos ser bruscos. No debemos decir que odiamos a nuestro actual jefe, que trabajamos en un ambiente irrespirable o que estamos a punto de ser despedidos y buscamos una nueva oportunidad.   Sin embargo, algunos creen erróneamente que la respuesta correcta es hablar bien de la empresa que ofrece el empleo, del buen ambiente de sus equipos, de las buenas políticas de diversidad que aplica, o del compromiso con la carrera de sus empleados. Otros detallan los premios que ha conseguido la empresa y sus éxitos más recientes. El problema con este tipo de respuestas es que puedes parecer un pelota  y que  en realidad  estás revelando el lado negativo de tu empleo actual, y de la empresa en la que te encuentras. 

Lo que alabas revela lo que te molesta

Los empleadores dan por hecho que cuando usted habla de los beneficios de trabajar para ellos estás hablando de forma implícita de lo que no tienes en tu empleo actual. Mucho peor, estás enviando el mensaje de que te estás centrando en tus  propias necesidades y no en lo que necesita el empleador. Cuando dices que te gusta que las empresas promuevan la formación y la carrera de sus empleados, lo que estás diciendo es que tu actual empresas no lo hace. Los mensajes implícitos en nuestras palabras  son a veces más importantes  que los explícitos.

La respuesta correcta  consiste  en explicar cómo el trabajo le permitirá aprovechar mejor su experiencia y sus capacidades y por tanto añadir  valor a la compañía. Si quiere  un puesto deje de pensar como empleado y empiece a pensar como si fuera su propio negocio. Su objetivo en la entrevista es vender sus servicios a su empleados. El empleador lo que quiere  escuchar es que quiere  ese  puesto de trabajo porque ve  un gran potencial para mejorar su situación, y que lo ve  con entusiasmo. Eso es lo que les  hará  invertir  en usted. Las respuesta correcta  tiene que  hablar  sobre ellos, nunca sobre  usted. 

Si tiene una entrevista  de trabajo en su agenda, prepárela. Será  su  gran ventaja competitiva.

 

2 Comentarios

  1. Siempre.es.importante.tener.inquietudes diferentes.para.emocionarse.de.nuevas.experiences.nunca.dejar.de.crear e.innovar.magnifico.siempre.que.haya.nuevas.oportunidades. y.nunca.miedo.para.hablar.en.público.es.fenomenal.comunicarse.con.actitud.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here