“En el mundo de los negocios, las personas que tienen más éxito son aquellas que hacen lo que les gusta”. La frase podría ser de muchas personas, porque todos identificamos como una prioridad el hacer aquello que nos hace felices. Luego no todos lo cumplen, pero al menos reconocemos que puedes ser rico e infeliz si no tienes cada mañana una motivación íntima y personal para presentarte en el trabajo.

La frase entrecomillada es  de  Warren Buffet. Le llaman el oráculo de Omaha por su capacidad de analizar la bolsa y sacarle el máximo partido. Muchos acuden a sus consejos o a sus lecciones de inversor con olfato, intuición, ciencia y experiencia.

Ahora les invitamos a dedicarle unos minutos a ese consejo básico, primordial. ¿Alguna vez ese pensamiento sobre el hacer y la felicidad ha recorrido su mente en su rutina  diaria? La mayoría de nosotros damos por sentado nuestro sueldo a fin de mes, los ventajas de los seguros privados o los planes de pensiones y la seguridad laboral. Aunque quizá tenemos unas cuantas cosas a las que nos gustaría dedicar nuestro tiempo, algo que de verdad nos apasione.

Aquí viene la segunda parte  del pensamiento de Buffet, cuando aconseja: “debe pensar en lo que le hará sentirse orgulloso cuando sea viejo y mire su vida hacia atrás. Esa es la dirección correcta  que debe seguir”.

Tim Cook, CEO de Apple, está de acuerdo.

Buffett tiene una compañía con una alta valoración. Un periodista le preguntó una vez a Tim Cook qué consejo le podía dar  para  alcanzar  el éxito profesional. La respuesta de Cook, como la de Buffett, está llena de sabiduría: “Haz lo que te gusta, pon todo tu corazón en ello y luego diviértete”. Sin embargo Cook se dirigió el año pasado a los estudiantes de la Universidad de Glasgow en estos términos:  “Tienes que encontrar un cruce entre hacer algo que te apasiona y al mismo tiempo algo que está al servicio de los demás. Yo diría que, si no encuentras esa conexión, no serás muy feliz en la vida”

Hacer lo que nos gusta es una gran aportación a nuestra felicidad como seres humanos. Por tanto,  saber lo que nos apasiona debería ser una prioridad. Así que el primer paso es saber lo que le gusta. Hacer lo que amas es el primer escalón del éxito, un éxito, podríamos decir, feliz.

¿Y el dinero?

Ya saben aquel estudio de la universidad de Princeton. La felicidad aumenta paralela al nivel de ingresos hasta los 55.000 euros al año. Mas allá de esa cifra, aumentos de  ingresos no corresponden a incrementos de felicidad. ¿Saben por qué? Porque a partir de esa marca uno debe trabajar mucho para mantener su estatus: poder comprar buenos coches, ropa de alta calidad, una casa de lujo, colegios de élite y vacaciones en paraísos con playas de arena blanca. Solo que a veces, uno piensa, hacer lo que a uno le apasiona, es un camino a la riqueza. Como el caso de Buffet, o el de Cook.

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here