Ir al trabajo no debería ser sinónimo de infelicidad. Ser feliz en el trabajo no solo es esencial para el equilibrio personal, sino que además contribuye a que una persona sea más productiva. Esto significa que para cualquier líder empresarial, tener satisfechos a sus empleados es esencial.

Lamentablemente, es más fácil decirlo que hacerlo. Ofrecer un aumento de sueldo tiene efectos puntuales, pero mantener esa satisfacción requiere más que una solución centrada en las retribuciones. Hay que dar a las personas un motivo para trabajar todos los días, un motivo que vaya más allá de la obligación de hacerlo. Cuando los empleados están contentos, ese estado de ánimo se contagia y permite que se adapten mejor a situaciones de estrés.

Hay una razón por la que compañías de éxito como Google tienen sillas de puff y videojuegos en sus oficinas. No es una forma barata de comprar el afecto de sus empleados, sino una vía para mantenerlos relajados. La salud emocional de los empleados es una inversión de futuro.

Las cuatro estrategias

Mantener a los empleados satisfechos requiere compromiso y creatividad. Aquí van  cuatro estrategias para satisfacer a su personal y aumentar su productividad.

1. Use premios que no sean en efectivo.
El dinero en efectivo es perfecto porque las personas pueden comprar lo que quieran con él, ¿verdad? Ese es el problema: es demasiado genérico. Al usarlo como regalo usted demuestra que no conoce a esa persona o no le importa lo suficiente como para pensar en lo que realmente quiere. Es igual con los empleados. Un estudio realizado por el Instituto Maritz y la Fundación para la Investigación de incentivos, demuestra que las personas tienen una preferencia emocional por las recompensas que son en dinero efectivo.

Charlotte Blank, directora de conducta de Maritz, dice que los incentivos no monetarios se recuerdan mucho más. Otras investigaciones apuntan que la forma preferida de reconocimiento de los Millennials es una simple nota manuscrita. Por lo tanto, la próxima vez que uno de sus empleados alcance un objetivo o un hito, piense en una recompensa que requiera un poco más de atención.

2. Implique a sus empleados en la conversación

Recompensar a sus empleados es excelente, pero para mantener contentos a los empleados, también debe considerar cómo los trata a diario. La investigación ha demostrado que la transparencia es un factor superior en la satisfacción de las personas. Sus empleados apreciarán que se les mantenga al día a través de una comunicación honesta y transparente. Un estudio TINYpulse de 2017 descubrió que la transparencia y el crecimiento profesional de los empleados estaban vinculados: las empresas que carecían de transparencia también sufrieron una falta de crecimiento profesional entre los suyos.

Ser honesto y sincero con su equipo puede ser muy útil. Incluso las reuniones semanales pueden proporcionar una plataforma para escuchar los comentarios de los empleados. Después de todo, si su objetivo es hacer que sus empleados sean lo más productivos posibles, convertirlos en parte integral de la conversación les dará una razón para estar allí.

3. Planee una experiencia compartida

Tal vez el mejor regalo para los empleados no es un regalo en absoluto. Un estudio de Harris Group descubrió que los Millennials valoran las experiencias por encima del dinero.Hay muchas opciones que requieren poca planificación. Eso sí, hay que tomarse un tiempo para pensar qué tipo de experiencia será más valorada por su equipo. Si usted les conoce, sabrá qué les puede emocionar.

4.- Fomente las carreras profesionales de sus empleados.

Si sus empleados consideran que su trabajo es solo un medio para pagar las facturas, es probable que no encuentren mucha satisfacción en sus tareas diarias. Ayúdelos a desarrollar una carrera dentro de su organización, desarrollando nuevas habilidades o mejorando las que ya tienen.

La capacitación y el desarrollo son excelentes maneras de unir los intereses de cada empleado con un rol único en su empresa. De lo contrario, es probable que encuentren ese rol en otro lugar. Los Millennials en especial tienden a preocuparse más por la satisfacción que por el dinero, por lo que es crucial que consideren sus intereses profesionales si quieren que se queden.

Al recompensar a sus empleados con algo más que dinero en efectivo y mostrar un interés personal en sus carreras, no solo hará felices a sus empleados, sino que también creará un entorno de trabajo más productivo.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here