Maite Pagaza, eurodiputada española con las siglas de UPyD, se ha sumado a las entrevistas del proyecto “Mujeres de Ley” que promueve Martín Molina editores. Desde su puesto en el parlamento, Pagaza ha desarrollado una actividad fundamental para sumar colaboraciones internacionales contra la violencia, contra  el nacionalismo excluyente, y contra la reescritura del pasado de la banda terrorista Eta. Su ejemplo de  coraje, de dignidad y de decencia la legitiman para estar  entre  las  mujeres cuya trayectoria y ejemplo queremos destacar. Pensamos que en una Europa sometida a las tensiones de nacionalismos y populismo que  quieren  terminar  con la  Unión, la suya es una voz  fundamental. 

Les ofrecemos algunos de los pasajes  importantes  de  la entrevista  que hemos mantenido con ella  en el Círculo de Bellas  Artes y que forma parte de la conversación que incluiremos en la edición de  “Mujeres de Ley”. 

El 8 de febrero de 2003  Eta asesina a su hermano Joseba

Fue una devastación personal. La devastación de mi familia. Quince años más tarde he tomado más conciencia del terrible desastre que generó, las heridas terribles, las dificultades para esos niños que con 9 y 14 años se vieron sin padre después de un calvario de nueve años. No conocieron otra cosa que la persecución, un ambiente hostil lleno de mentiras y de trampas, lleno de cobardía. No era el primer ser querido que asesinaban en mi entorno. Fernando Buesa, que había sido mi referencia personal, o Froilán Elespe, Fernando Múgica, o Gregorio Ordóñez, que era un adversario político al que admiraba profundamente. Así que me tocó ir a muchas capillas ardientes y funerales antes del de mi hermano. Fueron muchos asesinatos mi alrededor. Yo voy con los muertos puestos. Y creo que el saber que uno ha sobrevivido a algo así hace que la exigencia sea más alta. Llevo en la mochila a tanta gente buena a la que nos han arrebatado. Cuando asesinan a Joseba fui consciente de que por él y por los demás tenía que centrarme en pelear.

-¿Qué ha cambiado desde entonces?

Hemos mejorado las cosas. Hay peleas pendientes. Cuando les ganamos cualquier espacio simbólico público reaccionan e intentan conquistarlo con nuevas mentiras. Orwell decía que quien controla el pasado controla el futuro. Ellos usan todo su poder para reconquistar el pasado, las significación de las cosas. Por eso no han condenado la historia del terror, y eso es clave para el futuro, aunque el gobierno no se entere. Tenemos que seguir haciendo frente a las mentiras, a la forma amable que tienen ahora de justificar el pasado. David Pla, el último jefe de Eta dijo hace unos días: tenemos que afrontar el tema de las víctimas. Y las gente de buen corazón dicen ¡qué bien! La siguiente frase: nosotros no nos arrepentimos del pasado. Eso es incompatible. Hay que desenmascarar esas mentiras, que es siempre mucho más difícil que argumentar verdades. Por eso es tan difícil hacer frente a los fake. Los que hemos tratado con el nacionalismo conocemos bien el mecanismo de las fake news. Son artistas en la manipulación del lenguaje.

Martín Molina
Maite Pagaza

Hemos ganado espacio, hemos conseguido que no puedan mostrarse como se mostraban, pero quieren volver a conquistar el pasado para conquistar el futuro. La estrategia no la han cambiado. Necesitan librarse de los muertos, cargárselos a la población en general, blanquear todo eso, deshacerse de su responsabilidad sin afrontarla, liberar a los presos porque es un problema de gestión interna que tienen, y pensar en la próxima estrategia de sedición. Esto no se ha terminado. Por eso es tan importante conseguir la condena de la historia del terror, no la petición de perdón. El perdón, según en qué ambiente, es un chantaje moral. Obliga a la víctima, y si no concede el perdón se dice que es vengativa. La clave es la condena de la historia del terror.

-Ustedes han demostrado que se les podía derrotar. Durante mucho tiempo se dijo que eso era imposible.

Cuando decíamos que se les podía ganar parecíamos gente extraña. Cuando fundamos Basta ya se nos dijo que éramos provocadores. Se decía que había que ofrecer algo a cambio del final de la violencia. Pero se les ha derrotado con la policía, con un código penal que no aplica tarifa plana para los asesinos múltiples, con la desaparición de los títulos universitarios que se daban a los etarras, para que luego ocuparan los puestos que dejaban los profesores perseguidos con violencia. Fue un escándalo. Y cuando se quiso mirar ya eran delitos prescritos. Se les derrotó por eficacia policial y colaboración internacional, y cargando la responsabilidad de quemar autobuses a los padres de quienes los quemaban. Eso desincentivó la violencia. Pero también se les derrotó por la aparición de un discurso público de catedráticos, de periodistas, de artículos en el grupo Vocento, y ¡por las mujeres! Las mujeres no tuvimos pudor de mostrar las emociones, que nuestros seres queridos eran irrepetibles. Mostramos públicamente su decencia y su dignidad. A las mujeres eso nos cuesta menos, y eso ha sido muy importante.

1 Comentario

  1. Que entrevista.mas.gratificante.el.sufrimiento.en.soledad.es.muy.duro.de.llevarlo.pero.al.final.se.consolida.la.libertad.y.los.culpables.tanto.los que.daban.tiros.y.los.otros recogiendo.las.nueces.caidas.caerán.con.el.castigo.que.les.corresponda.y.gracias.al.estado.de derecho.felicidades.a.martin.molina.por.divulgar.algo.con.mucha.personalidad..

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here