¿Es usted empresario?  ¿Ha salido de la crisis? ¿Están consolidándose los Beneficios en la empresa? ¿Está pensando en ampliar la plantilla este año?

¿Ha contestado a tres o cuatro de las preguntas anteriores “Si”? ¡Me alegro enormemente!

Cuando estás en contacto en tu día a día con Empresarios, como es en el caso de Martin Molina Abogados y Economistas, te va llegando de primera mano el pulso de la situación económica en los diferentes sectores productivos , y el pesimismo que se respiraba hasta hace un tiempo, ya no es lo que predomina.

Pero hay un problema yacente , “silencioso” , y que acompaña al empresario español , derivado de la regulación en materia de Seguridad Social, que obliga a cotizar en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos a buena parte de los Empresarios españoles (Autónomo Societario) como consecuencia de la regulación vigente que anexamos

“Quienes ejerzan funciones de dirección y gerencia que conlleva el desempeño del cargo de consejero o administrador, o presten otros servicios para una sociedad mercantil capitalista, a título lucrativo y de forma habitual, personal y directa, siempre que posean el control efectivo, directo o indirecto, de aquélla.

Se entenderá, en todo caso que se produce tal circunstancia, cuando las acciones o participaciones del trabajador supongan, al menos, la mitad del capital social.
Se presumirá, salvo prueba en contrario, que el trabajador posee el control efectivo de la sociedad cuando concurran algunas de las siguientes circunstancias:

– Que, al menos la mitad del capital de la sociedad para la que preste sus servicios esté distribuido entre socios, con los que conviva, y a quienes se encuentre unido por vínculo conyugal o de parentesco por consanguinidad, afinidad o adopción, hasta el segundo grado.
Que su participación en el capital social sea igual o superior a la tercera parte del mismo.
Que su participación en el capital social sea igual o superior a la cuarta parte del mismo, si tiene atribuidas funciones de dirección y gerencia de la sociedad.”

La reciente Ley de Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo aprobada a finales del año pasado, en el art 12, desvincula la base mínima de cotización del autónomo societario del grupo 1 del Régimen General.

Aún así, la subida de bases de cotización mínimas para el empresario español desde el 2013 hasta el 2017, ha alcanzado un 9,64% acumulado en el citado período, y eso afecta aproximadamente al 80% del empresario español , el cual está cotizando por bases mínimas según las últimas estadísticas publicadas.

Por el contrario, las subidas de las Prestaciones mínimas han crecido a razón de un 0,25% por año en el período mencionado, lo que lleva a una subida de poco más de un 1% acumulado. Pero en el período mencionado, han subido los precios un 1,65% acumulado aproximadamente, por lo que no se han subido la pensiones mínimas en términos reales, sino que han perdido un poco de capacidad adquisitiva

Conclusión: el empresario español debe un día acercarse a su gestor patrimonial , “Tomarse la Pensión”, y poder planificar su Jubilación con cierto margen de maniobra, porque como estamos viendo, de manera silenciosa, la situación está complicándose.

 

Artículo anteriorJornada Negra en el Bitcoin
Artículo siguienteCriptomonedas y venta on line
Avatar
Roberto Rodríguez Manzaneque es CSO y Socio Fundador de Invexia. Licenciado en Economía, Máster en Mercados Bursátiles y Derivados Financieros, Experto Universitario en Métodos Avanzados de Estadística Aplicada, Experto Universitario en Estadística Multivariante, Asesor Financiero con Acreditación Oficial MIFID II por IEAF, tiene una dilatada experiencia en la implementación en la empresa de Sistemas de Compensación, Beneficios, Retribución Flexible y Previsión Social Empresarial

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here